Fondue

Las mejores recetas de fondue

Fondue de tomate

Siempre pienso en la fondue como un plato retro, evocando distintos recuerdos de los años setenta. Pero todo lo viejo vuelve a ser nuevo con el tiempo. De moda o no, esta fondue atrae la atención de todos los comensales con hambre, más incluso que unas patatas fritas con salsa.

Las variaciones de la receta pueden ser infinitas, pudiéndose añadir otras hierbas aromáticas, otros vegetales u otros quesos.

Fondue de tomate

También se puede adaptar los ingredientes que se van a mojar, aunque no se recomienda poner ningún ingrediente crudo, ya que el tomate no estará a la temperatura necesaria para que se cocine bien.

Ingredientes para 4 a 6 raciones

  • 2 cucharadas de mantequilla o aceite de oliva
  • 1 cebolla pequeña, finamente picada
  • 1 diente de ajo, machacado
  • 8 tomates medianos muy maduros, pelados
  • 110 ml de vino blanco
  • 1 taza de queso mozzarella rallado
  • 1 taza de queso Fontina rallado
  • Un puñado de albahaca fresca picada
  • 6 tomates cherry
  • 3 champiñones grandes
  • 1 pimiento rojo o amarillo
  • 1/2 barra de pan chapata

Indicaciones paso a paso:

  1. Calentamos el aceite o la mantequilla en una cazuela de acero inoxidable. Agregamos la cebolla picada y el ajo, y los cocinamos a fuego lento hasta que estén blandos pero sin coger color.
  2. Es muy importante para el éxito de este plato que la cebolla esté completamente blanda antes de añadir los tomates. Escaldamos los tomates para poder quitarles la piel y las semillas con facilidad, y los cortamos en trocitos. Cuanto más pequeños sean, antes se deshacerán.
  3. Incorporamos los tomates, con el jugo y todo en la olla con las cebollas y el ajo. Lo ponemos a punto de sal y pimienta negra. Si queremos también le podemos añadir un poco de azúcar, ya que los tomates tienen mucha acidez.
  4. Agregamos la albahaca fresca picada y lo dejamos cocer tapado durante 10 minutos. Retiramos la tapa continuamos con la cocción otros 10 minutos más, o hasta que el tomate se ablande.
  5. Añadimos el vino blanco al final de la cocción para mejorar en gran medida su sabor. Y por último, incorporamos los quesos rallados, removiéndolo bien para que se derritan.
  6. Con la fondue hecha, podemos lavar y cortar las verduras en trozos pequeños, para así poder pincharlas y sumergirlas en el tomate. Igualmente, podemos disponer de trozos o rebanadas de pan con mucha miga, y mojarlo en la deliciosa salsa.

Notas

Si quieres una versión más ligera, elimina los quesos, que son los que tienen más grasa. También los puedes sustituir por otros de tu elección.